Vistas a la página totales

sábado, 15 de marzo de 2008

Otro

Otro
Te estoy escuchando. Te estoy sintiendo, tu olor, tu piel, tu ritmo monocorde. La ducha sobre tu cuerpo y tu cansado andar. Tu teléfono pleno de contactos y llamadas extrañas. Tus ideas y lógica aparente. Todo me aburre, sí, me hastía. Necesito otros sueños, otro lugar, otra historia.
Otro hombre.

viernes, 14 de marzo de 2008

Alpinistas


Empacó todo en dos cajas. Bajó por las escaleras y subió a un taxi, furiosa, sin saludar jefas ni compañeras.

Dos horas más tarde, jugaba miradas con el gerente zonal de Profiumel. Su falda era translúcida y la mirada del hombre profunda.

Entró al despacho de él y le sirvió café de la máquina sin preguntarle si deseaba una taza. Charlaron hasta la noche, entre miradas y palabras sensuales le aseguró el puesto de secretaria que la empresa ofrecía en el diario.

Pasaron más de diez años de aquella conversación. Alexia es jefa de Exportación, el gerente-padrino se jubiló y ella acepta, con placer, los halagos del último ingresante de Profiumel.




Hastío

Rojo es mi cielo, como fugaz es tu mirada y silente tu calma. No te odio, pero tampoco te deseo. Tu indiferente estar, ser o existir, nuestras vidas en paralelo, vos en tu realidad y yo en la mía, vos en tu arte y yo hundida en los mares de la literatura y sus duendes sempiternos.

Voces que llegan invitándome a otras sueños y otras esquinas rosadas, Borges en el alma y Pablo esculpiendo odas a rocas deshechas de mar y hastío.

Rojo es mi cielo, ausente tu mirada, indiferente tu calma. Aún te quiero, pero me gustaría una flor en el alféizar de mi mañana.

Comentarios al pasar...

Marzo 14.
Entre ayer y hoy me llegaron más de cuatro mails de artistas argentinos. Tres escritores y un cantante para ser más exacta.

En los primeros, me invitan a participar de antologías u homenajes, a leer sus escritos o me felicitan por algún "delirio" mío.



Los tres primeros alzan mi autoestima hasta el obelisco, pasando por Barracas y Nueva York.

El cuarto, el músico, autor, compositor, cantor... me responde por un poesía veloz que escribiera en oportunidad de su cumpleaños, que le ha gustado, casi tanto como a mí su letrilla azul y sensible.

Y aquí viene Becquer a mi memoria "le he visto, le he visto y me ha mirado: hoy creo en Dios".